Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 14 de diciembre de 2013

¿Es la Virtualización de Patrimonio Infoarquitectura?

Cierto profesor de cierta universidad me ha escrito recientemente para puntualizar que la Virtualización de Patrimonio es más propia del ámbito de la arquitectura que de las Humanidades.

 Las diferentes herramientas de esta disciplina permiten a los especialistas de arquitectura, efectivamente, su empleo de cara, por poner sólo un ejemplo, a proyectos de rehabilitación o de reconstrucción material de inmuebles, y dentro de la gestión del patrimonio arquitectónico se consolida cada vez más, posiblemente con un gran recorrido por delante.

Sin embargo no es esto lo que quería comunicarme este profesor. Lo que le ha pasado es un error común aún hoy día, y completamente normal. Ha confundido la Virtualización de Patrimonio con Infoarquitectura, consciente o inconscientemente.

Caldarium y alveus principal de unas termas municipales romanas del s. I. d.C.
No es lo mismo. Cosa extraña, suele pasar a menudo que dos cosas con vocablos diferentes sean, en su ámbito práctico, diferentes de verdad. Mientras que la Infoarquitectura construye virtualmente lo que aún no existe, un proceso de reconstrucción virtual trata de reconstruir lo que ya ha existido. En esta mera premisa podemos hallar una de las justificaciones y legitimación de la disciplina dentro del ámbito de las Humanidades. Y eso por hablar de las coincidencias metodológicas ente las dos disciplinas, pero virtualización no sólo significa llevar a la praxis una hipótesis de reconstrucción. El mundo que se abre a la documentación pormenorizada, tridimensional, mensurable y reproducible de forma inmediata se impone día a día en ámbitos como el trabajo de campo en yacimientos arqueológicos. La facultad para la conservación de unidades estratigráficas, sean estructuras o no, que necesariamente se van destruyendo durante la excavación supone una ruptura que plantea múltiples ventajas con respecto a la anterior metodología , y por si alguien lo olvida, el tiempo dirá si acaso algunas desventajas también.

Si volvemos de nuevo sobre la reconstrucción de un patrimonio ya desaparecido se debe seguir el método hipotético-deductivo a partir del cual se realizará una investigación a través de los restos in situ, evidencias materiales descontextualizadas, paralelos arqueológicos, fuentes literarias, etc... O lo que es lo mismo, se debe realizar una investigación histórica que avale la calidad y cualidad histórica de la hipótesis planteada, con suficientes garantías como para no estar falseando la Historia. La validez en la investigación humanística de esta clase de procesos debería estar fuera de dudas en el mundo académico, sencilla y llanamente porque es contrastable y verificable. Como ejemplo puede valer la imagen que aquí presento, perteneciente al caldarium de unas termas romanas. La hipótesis de reconstrucción planteada por su director científico, persona de reconocida trayectoria y gran profesionalidad, establecía un pluteus en el alveus principal con un pretil central y dos escalones a cada lado. Sólo cuando se ha procedido al alzado virtual de los diferentes elementos del caldarium se ha constatado que el espacio entre el alveus absidial, adyacente al pluteus del principal, era insuficiente en su relación tridimensional con el resto de elementos, y así se ha elaborado nuevamente la hipótesis apostando por un pretil central con un escalón a cada lado, constatado suficientemente en complejos termales del s. I d. C.


Caldarium con ábside y alveus de las mismas termas del s. I d. C.
En último término, más allá de la investigación, el objetivo, comprendido dentro de la gestión patrimonial española, es la difusión del patrimonio. Yo lo entiendo como proporcionar conocimiento (contrastado, veraz y fiable, por este orden, además) de la Historia al conjunto de la sociedad. Me he pronunciado en torno a esto en alguna ocasión. Estamos demasiado acostumbrados y lo aceptamos como normal lo que no supone sino una anormalidad académica, y es la difusión de resultados producto de investigaciones exclusivamente entre ese mismo ámbito académico. Y supone una anormalidad no porque lo diga yo, sino porque el objetivo final de la gestión de patrimonio es la difusión que reportará, en teoría, un beneficio para la sociedad en su conjunto. Dicho con otras palabras, no se puede únicamente comunicar los frutos de tu trabajo entre palmaditas en la espalda de tus colegas en un simposio especializado sobre la materia, porque el fin no es que se enteren sólo tus amigos y colegas de gremio, sino que se entere todo el mundo. A este respecto ya publiqué (en un medio digital y abierto) El pasado soñado... Entre fantasía y realidad: el síndrome de Maccari.

Pero además el empleo de técnicas como la fotogrametría dentro del mundo de las conservación y restauración de patrimonio histórico-artístico, no sólo arquitectónico, está a la orden del día. Las posibilidades para un proceso de anastilosis o reconstrucción virtual a partir del levantamiento fotogramétrico de una escultura son las mismas que para un resto arquitectónico. La validez y sobre todo, palabra clave, funcionalidad con diversos objetivos para el ámbito de las Humanidades está más que justificada: está estrechamente ligada.

Aunque es normal el desconocimiento por parte del mundo académico de este hecho probablemente asistimos a la difusión de técnicas nuevas cada vez más rápido y de forma más inmediata. Lo mediato, lo que tardaba mucho y Dios mediante (muchas veces Catedrático-mentor mediante) conseguía abrirse paso con dificultad y llegar a un ignoto para la mayoría corpúsculo de profesionales del gremio, eso, digo, debe cambiar y ya está cambiando. Yo, planteando y difundiendo mi humilde concepción de las diferencias entre Virtualización e Infoarquitectura, intento aportar mi grano de arena.

7 comentarios:

  1. No me he extendido más, pero ante un comentario planteado en facebook me explicaré más detenidamente. No he querido decir que en un proceso de elaboración de la hipótesis de reconstrucción no deban participar arquitectos. Todo lo contrario. Creo que la interdisciplinariedad no sólo es recomendable, sino necesaria, ya sean arquitectos o ingenieros según qué casos. Mi objetivo era hacer una distinción neta entre infoarquitectura y anastilosis virtual, ya que la primera construye lo que no existe, mientras que para la segunda se requiere una investigación histórica al reconstruir lo que ya ha existido. Comparten la metodología, y de hecho la técnica con programas de diseño 3d parte de la infoarquitectura, pero los procesos (investigación) y objetivos (difusión del conocimiento histórico) a mi modo de ver son totalmente diferentes, aunque para reconstruir ciertas estructuras sea deseable e incluso necesaria la participación de otros profesionales.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con lo que comentas. Es muy común -aunque ya cada vez menos- creer que la virtualización del patrimonio sólo consiste en hacer bonitas reconstrucciones arquitectónicas. Quien piensa así vive un tanto alejado de la realidad: la virtualización del patrimonio incorpora una innumerable cantidad de ramas de documentación, análisis y divulgación del patrimonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y hablando ya un poco más mundanamente en realidad las posibilidades que se abren para el conocimiento histórico, tanto en investigación como bien dices en divulgación, al menos para mí, son mil veces más apasionantes que las meras "caras bonitas" que mucha gente ve :). ¡Gracias por el comentario!

      Eliminar
  3. En mi opinión, creo que cuando desde el ámbito académico más tradicional se critican los trabajos de virtualización es por el desconocimiento, por parte de éste ámbito tradicional, de la existencia del proceso previo a la realización de un trabajo de virtualización, que permite obtener como resultado una visión concreta del elemento patrimonial que se ha virtualizado. En numerosas ocasiones, es probable que desde el mundo académico tradicional se considere que esa visión carece de fundamento científico alguno, puesto que a su juicio obedece a una fantasía más o menos verosímil. Y siendo sensatos no deja de ser así, porque ante una imágen, así, sin más, de unas termas romanas, por ejemplo, no se transmite más que lo que se aprecia en la propia imágen, pudiendo ser perfectamente una mera fantasía más o menos acertada del autor. A mi juicio, creo que sería más que conveniente buscar fórmulas para que las virtualizaciones del Patrimonio reflejen el estudio, investigación, paralelos y rigor científico que se ha llevado a cabo, de modo previo, para llegar a plantear una hipótesis de reconstrucción virtual que se plasma en el resultado final, que luego podemos ver como imágen, video, etc. Creo que, cuando se sepa transmitir que las reconstrucciones virtuales son el resultado de un trabajo científico, se habrá dado un paso de gigante en la transmisión del conocimiento a la ciudadanía a través de la reconstrucción virtual del Patrimonio. Este trabajo científico, en mi opinión, sin lugar a dudas que está dentro del ámbito de las Humanidades, lo que no excluye de la necesidad de inequívoca de que parte del trabajo haya sido realizado codo a codo con profesionales de la ingeniería o la arquitectura para las reconstrucciones edilicias. Es más, creo que una reconstrucción virtual de, por ejemplo, un edifcio romano, que haya sido llevada a cabo por alguien del ámbito de las Humanidades en solitario, o por alguien del ámbito de la arquitectura o ingeniería en solitario, adolecerá de muchos elementos necesarios para su mejor representación. En este sentido, creo que la interdisciplinariedad no es que sea deseable, sino que es inequívocamente necesaria para cualquier proyecto serio de virtualización del Patrimonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy, como has visto en la entrada, de acuerdo contigo, Ramón. Excepto quizá en una cosa. El hecho de que una imagen como las que aquí ves pueda parecer una fantasía más o menos verosímil a profesionales más tradicionales en mi opinión puede partir de un concepto a priori que no se corresponde con la realidad, es decir, puede partir de prejuicios. Por la misma regla de tres podrían pensar, si el prejuicio fuera de signo contrario, que la imagen es fruto de un esfuerzo investigador riguroso (en ambos casos si ven sólo la imagen sin explicación alguna sabrían lo mismo). Probablemente este prejuicio esté fundamentado en una experiencia real de miles de imágenes arbitrarias anteriores que reconstruyen el pasado con poca o nula base científica. Por lo demás creo que también tienes razón cuando hablas de reflejar el estudio, la investigación, paralelos y rigor científico, y de hecho yo soy partidario de documentar desde que uno lee el primer artículo o coge un lápiz hasta el resultado final todo el proceso de trabajo. No sólo para mostrarlo, que también, sino para que cualquier persona pueda a su vez contrastarlo abiertamente. De hecho es una premisa del método científico. Eso sí, aquí estás viendo la imagen final, porque no todos los resultados son con el objeto de mostrar la investigación, sino que uno de las finalidades de algunas reconstrucciones virtuales (como ésta) es la divulgación. Aquí estás viendo la imagen destinada a la percepción visual de la interpretación arqueológica, para el gran público, al que dependiendo del ámbito de divulgación quizá no convenga saturar con todo el proceso de investigación (es mi humilde opinión). Sí que convendría comunicar, a mi modo de ver, con la imagen, lo que es reconstrucción virtual fruto de la investigación de lo que es recreación en favor de la comprensión de la función del edificio. Y también facilitar el acceso para quien lo desee a la publicación de toda la investigación, por supuesto. Bueno, y por último, totalmente de acuerdo con la interdisciplinariedad en cualquier proyecto serio de virtualización de Patrimonio, como ya habrás leído en mi propio comentario a pie de entrada. No sólo adolecerá de muchos elementos necesarios para su mejor representación, sino que dependiendo de la complejidad de la estructura si obvias la necesidad de otras disciplinas quizá incluso estés representando algo en parte falso o directamente que no existió. Muchas gracias por tu comentario, Ramón. Me ha gustado mucho :).

      Eliminar
  4. "Mientras que la Infoarquitectura construye virtualmente lo que aún no existe, un proceso de reconstrucción virtual trata de reconstruir lo que ya ha existido". Dedicándome a la infoarquitectura, me parece totalmente acertada esta diferenciación, me la guardo para cuando me preguntan clientes (que lo hacen..) Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber servido un poco de ayuda :). Un saludo!

      Eliminar